_Ella solo pedía clemencia, piedad.
          Ã‰l solo pensaba en saciar su maldad._

†  â€   â€ 

Sus bajos instintos se hicieron presente,
la sed de venganza le nubló la mente.

Compartían la cama, pero no el corazón,
los celos pudieron más que la razón.

Mientras ella dormía, él ideaba el plan,
su sexto sentido la hizo despertar,
eso no detuvo a aquel vil rufián.


La golpeó con ira, fuera de control,
toda ensangrentada lloraba de dolor,
pero aún no terminaba, faltaba lo peor.

Atada de manos y pies,
él clavó su daga una y otra vez,
su vida se apagaba, él la veía caer.

El arma homicida quedó en el lugar,
mientras el cobarde intentó escapar,
pero hubo un testigo para declarar,
que entre sollozos confirmó:
**“ha sido papá”**.



Fuentes: Portada Hombre Sangre Cinta
Todas las imágenes utilizadas en esta publicación son de Pixabay
Libres de derechos de autor.
Las imágenes han sido editadas con Adobe Photoshop CS6.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traductor »