No es la espesa niebla
la causante de mi frío,
es tu indiferencia que me hiela,
amor mío.

El café olvidado en el
umbral de la mañana,
tu sonrisa esquiva
cuando dices que me amas.

Un silencio inmerso
en caricias escapadas,
tu mirada puesta en el
zaguán de esta cabaña,
como quien anhela
escapar por esa entrada.

Como quien perdido
en medio de la montaña,
solo busca abrigo,
antes que la lluvia caiga.


Aunque pueda verte, sé que ya no estás,
tus pensamientos duermen en otro diván,
y tus sentimientos sueñan, con no despertar.

Aunque puede olerte y te pueda tocar,
tu sigues ausente, no lo he de negar,
no quise perderte, pero es tarde ya.

Aunque no te vayas, sé que no estarás,
no es cuestión de piel, es de mucho más.


Fuentes: Portada Rostros Pétalos
Las imágenes utilizadas son de Pixabay, libres de derechos de autor. Licencia
Las imágenes han sido editadas con Adobe Photoshop CS3


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traductor »