Soñé con volar, cortaste mis alas
decidí correr, truncaste mis pasos
yo quise vivir, y tú me mataste
ahora, déjame partir.

                      Ya no veo la luz
                      yazgo en las tinieblas
                      en medio del frío y de la oscuridad
                      rodeada de cuervos y de soledad.

                                                   La tristeza vaga inerte
                                                   el silencio grita perturbando
                                                   y aunque es gélido el ambiente
                                                   siento un fuego que me va quemando.



Aquí el dolor no muere,
pese a que ya esté muerto.


Fuentes: Portada
Todas las imágenes utilizadas en esta publicación son de Pixabay
Libres de derechos de autor.
Las imágenes han sido editadas con Adobe Photoshop CS6.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traductor »